viernes, 12 de agosto de 2011

¿Por qué?

¿Por qué tengo que quererte tanto si no estamos hechos el uno para el otro?
Lo único que consigo queriéndote es hacerme daño y no, no quiero sufrir. Te he tenido delante mucho tiempo y no me supe dar cuenta de que me gustabas.
Me siento como una estúpida, queriendo algo imposible, pero así es el amor, nunca se tiene todo lo que se quiere y en mi caso, no te tengo a ti.
Eres un buenísimo amigo y sabes que te quiero con locura, pero... pienso que no debimos cruzarnos en el camino, que debíamos seguir nuestro camino por separado, sin ningún punto de encuentro.
Cada vez que te veo sonreír, veo como se te ilumina la cara y eso me hace feliz, ahora pensar en ti, es recordar que estás con otra y que sonríes por ella, pero como se dice "Si quieres algo déjalo libre" y es lo que voy a hacer, voy a intentar olvidarte y verte simplemente como un amigo, como si jamás me hubieras gustado.
Sonará imposible, pero "Quién algo quiere, algo le cuesta"

No hay comentarios:

Publicar un comentario